Nacionalsocialismo y resistencia: Múnich jugó un papel especial durante el Tercer Reich, conozca en este recorrido las luces y sobras de ese tiempo.

¿De qué trata?

”Múnich brillaba” Thomas Mann

El 3 de agosto de 1914 Edward Grey declaró: ”las luces se apagan en toda Europa, puede que no volvamos a verlas encendidas en nuestra vida”.

En junio de 1918 la situación en Múnich es desesperada, no hay pan, hace frío, la cerveza tiene tan sólo dos grados de contenido alcohólico y los trabajadores de las fábricas se plantan cuando sus mujeres se manifiestan en la Marienplatz sin ser escuchadas.

Durante el 7 y 8 de noviembre de 1918, una manifestación pacífica liderada por Kurt Eisner termina con el asalto al palacio real, donde desde sus ventanas se proclama el ”Freistaat Bayern“.

Luis III disfrutaba de su paseo diario junto a su perrito salchicha por el Jardín inglés, sin tiempo de reunir a sus 13 hijos, pasará unas horas agonizantes en el garaje de su residencia esperando que aparezca su conductor de confianza. Ya no, se han revelado definitivamente. 738 años de dominio familiar Wittelsbach en Baviera acaban en el maletero de un carruaje de alquiler.

¿Y después qué? Adolf Hitler, que había venido a Múnich años antes atraído por el brillo mencionado por Mann, asistirá, tras quedar traumatizado por la guerra, a la transformación de las cervecerías muniquesas en auténticos parlamentos desde donde se gobierna el mundo.

El Partido Socialdemócrata independiente (USPD), en la cervecería Mathäserbräu rebajando la cerveza con gaseosa para mantener el tipo de cara a lo que se le venía encima. En la Hofbräuhaus el brebaje es más duro, el partido comunista de Berlín (KPD) clama por una llamada ya cuarta revolución.

Meses mas tarde, Hitler, en ese mismo lugar, se subirá a un escenario del que no se bajará hasta el 30 de abril de 1945, momento en el que se quitará la vida al intuir que tropas norteamericanas jugarán al baloncesto en el interior de sus templos mas sagrados.

Entre medias, propaganda, racismo, exclusión, persecución, megalomanía, guerra y resistencia. Un recorrido que le planta delante de las piedras que fueron testigo de estos acontecimientos.

Que se visita?

Desde la Königsplatz, Führerbau, NS-Dokumentationszemtrum, Karolinenplatz, Platz der Opfer des Nationalsozialismus, Feldherrnhalle, Hofgarten, Haus der Kunst, Universität.

 

Duración: 3 horas con la posibilidad de visitar a continuación la exposición gratuita sobre el grupo de oposición ”La rosa blanca” instalada en la universidad.